Política de la UE

    La Cooperación por la Innovación Europea sobre Materias Primas  (CIE-MP), como parte de la iniciativa insignia «Unión por la innovación», y la Normativa de Eficiencia de Recursos, es la respuesta de las autoridades europeas ante el reto de la sociedad en cuanto a la necesidad de garantizar un suministro sostenible de materias primas que contribuirá a alcanzar los objetivos del 2020 de la política industrial de la Unión Europea de incrementar un 20 % la aportación de la industria al PIB. Con objeto de hacer frente a este reto, además de la cooperación sobre materias primas, también se impulsaron las actividades de innovación y demostración a nivel europeo mediante varios consorcios y fondos público-privados. La Comisión Europea reabrió el espacio para la I+D de Materias Primas en el Séptimo Programa Marco Europeo (7º PM) sobre investigación y desarrollo bajo distintas temáticas, sobre todo «Nanociencias, nanotecnologías, materiales y nuevas tecnologías de producción» y Medio Ambiente. Las materias primas se posicionaron claramente como un desafío social en el siguiente programa marco europeo llamado Horizon 2020, que se encarga no solo de aspectos de investigación, sino también de innovación. Además, el afianzamiento de los distintos esfuerzos de investigación, conocimientos, herramientas e infraestructuras de investigación para maximizar el impacto de las iniciativas y acciones de desarrollo en el área de las materias primas llevados a cabo por la UE, sus estados miembros, la industria, y comunidades investigadoras en beneficio de la sociedad, se considera ahora una prioridad absoluta.

    A pesar de ser en términos generales un importador neto de materias primas, Europa es también uno de los principales productores globales de minerales industriales. En la UE se extraen alrededor de 180 millones de toneladas de productos al año, con una contribución estimada de 10.000 millones de euros al PIB europeo y una oferta de empleo directo a unas 42.500 personas. Un suministro seguro de productos minerales sostenibles es fundamental para sostener las industrias manufactureras, mineras y de minerales, ya que en términos globales la UE produce un tercio de la producción mundial de perlita, un 20 % de caolín calcinado y un 20 % de diatomita.

    El presupuesto de la UE destina grandes fondos a actividades de innovación y demostración dentro del 7º PM para dar respuesta a estos retos sociales de acceso a materias primas y de toda la cadena de valor. El objetivo principal del proyecto STOICISM (Tecnologías Sostenibles para Minerales Industriales Calcinados en Europa) financiado por el 7º PM consiste en mejorar la competitividad de la industria de los minerales industriales europea mediante el desarrollo de tecnologías de extracción y procesamiento más limpias y eficientes energéticamente. STOICISM es un proyecto liderado por la industria enfocado específicamente a los minerales industriales calcinados. En la mayoría de los procesos de calcinación se utiliza la combustión directa de combustibles fósiles, lo que supone hasta un 85 % de sus emisiones de carbono. Con objeto de lograr el objetivo en su conjunto, se han identificado tres minerales industriales calcinados claves: la tierra de diatomeas, la perlita y el caolín. Los procedimientos implementados podrán también trasladarse directamente a muchos otros minerales industriales. Los mercados principales para estos minerales son destilación de bebidas, pinturas, recubrimientos, plásticos, gomas, cosméticos, materiales de aislamiento y construcción. STOICISM es una matriz de actividades de investigación, desarrollo y demostración a través de nuevas tecnologías innovadoras a lo largo de la cadena de valor de los minerales industriales. Entre ellas, actividades de desarrollo relacionadas con la extracción, enriquecimiento, secado, calcinado y reciclaje de residuos.

    Se espera que STOICISM tenga un impacto significativo en la sostenibilidad de la industria de los minerales industriales de la UE al minimizar el uso de recursos (tanto de depósitos minerales como de fuentes de energía), lo que llevará a la producción sostenible de productos más puros y mejores con menos residuos y un menor impacto medioambiental.